Coaching con el Tarot. La Luna: escenificando el RECHAZO, un juego de espejos.

Coaching con el Tarot. Escenificando el rechazo en marifranstarot.com

Coaching con el Tarot. Escenificando el rechazo en marifranstarot.com

Coaching con el Tarot. La Luna: escenificando el RECHAZO, un juego de espejos.

Esta sección de coaching con el Tarot está enfocada a potenciar tu desarrollo y bienestar personal a través del Tarot evolutivo y consciente.

Carta de Tarot de Marsella XVIII La Luna en marifranstarot.com

Carta del Tarot El Sol, marifranstarot.com¿Quién no se ha sentido rechazad@ alguna vez?

Como todo aquello que tiene impacto emocional en nosotr@s, para poder trascenderlo, os propongo un trabajo de coaching para rentabilizar ese input negativo que tod@s, en algún momento, hemos recibido en nuestra vida.

Con el rechazo, afloran en nosotr@s, sentimientos que nos perjudican. Para afrontar y darle la vuelta al rechazo, hemos de considerarlo en dos fases. Reconocer que ese sentimiento de dolor, amargura, soledad está unido, pero a la vez separado, al impacto previo de sentirnos rechazad@s. Sea cual sea y por las razones que sean,  se trata de llegar a la chispa que provocó nuestro incendio y discernir si fue el rechazo u otra razón.

Los arquetipos de La Luna y El Sol

En este post voy a explicar, desde la perspectiva del Tarot, cómo entender el rechazo y conseguir superarlo o al menos, lidiar con él sin que nos sobrepase.

Según el Tarot, cuando sentimos el rechazo, en un primer momento contactamos con La Luna. Como apreciamos en la carta del Tarot de La Luna, naufragamos en una percepción sensible, desmesurada, no percibimos bien con la mente y tendemos a mezclar todo bajo una sensación de dolor y desapego de aquello o aquellas personas que nos han hecho sentir así.

El rechazo con La Luna y El Sol traen una potente reflexión a cerca de nuestra fortaleza y debilidad.

Piensa en situaciones en las que te has sentido rechazad@. Multitud de situaciones en las que estamos expuest@s. Podemos sentirlo en el plano laboral, personal, íntimo, social, etc pero siempre nos remite al mismo estado interno, nos conecta con La Luna, con nuestra intimidad y fragilidad y eso, por lo general, no lo llevamos nada bien.

Siento el rechazo, siéntelo, empápate de esa energía más o menos habitual y que te produce dolor, porque pone frente a ti dos energías fuertes, la energía de mi propósito o allí donde yo me reafirmo, representada por El Sol, y  la que tiene que ver con los demás, cómo empatizan con mi propósito o fortaleza, La Luna.

Juego de espejos

El rechazo según esta perspectiva con el Tarot, no deja de ser un juego de espejos, pues el rechazo se manifiesta cuando entro en la duda y por tanto, contacto con mi falta de fuerza y vulnerabilidad (La Luna) pues pierdo fuerza y me vuelvo débil al reflejar lo que los otros, me devuelven de mi propia luz.

Me explico: vamos a analizarlo a cámara lenta… el movimiento previo al rechazo, es mostrar mi Sol, mi fuerza, mi parte brillante. Esa luz impacta en el otro y puede sintonizar con su propio Sol o con su Luna. En el otro, sintonizar con una u otra, tiene que ver si nuestro mensaje conecta mejor con su luz o su sombra.

El rechazo se propicia cuando contactamos con la Luna del otro pues la respuesta que recibiremos al exhibir nuestro Sol será la Luna del otro.

La devolución del otro no deja de ser más que la proyección del otro frente a nuestro Sol. El rechazo se genera cuando esa luz que me devuelve mi interlocutor resuena con mi propia debilidad, cuando en realidad, está devolviéndonos la debilidad del otro, inseguridad del otro. Es mi luz reflejada en los otros que vuelve a mí y yo la tomo como mía. Si la tomo como mía, está claro que tiene que ver conmigo, pero el rechazo es tomar más de los que nos toca en esa devolución, haciéndonos cargo de lo propio sin soltar lo ajeno, que no nos pertenece.

Reflexionemos cuando en situaciones parecidas a las que nos hemos expuesto y que no nos generan recibir rechazo. Probablemente lo que ocurre es que resonamos con el Sol del otro, es decir, con la autenticidad y propósito del otro que es igual de intenso y fuerte que el nuestro. Allí no reflejamos duda, rechazo, tristeza, sino que sintonizamos de la misma manera. Lejos de llevarnos al rechazo, el reflejo del otro es probable que nos conecte con la fraternidad y la solidaridad, brillamos como dos soles.

El rechazo provoca sentimientos que retan a transformar la relación con aquello que nos provoca rechazo, o simplemente no relacionarnos y tomarlo desde el entender qué ocurre.

A modo de conclusión

El rechazo es una oportunidad para contactar con lo que necesita ser mirado y reconocido de nosotr@s mism@s. El coaching con las cartas de Tarot nos proporciona matices para entender el por qué y el para qué de ese rechazo, y hacer de nuestras debilidades, potenciales para nuestra expansión y realización.

¿Te sientes en una fase de tu vida en la que te sientes rechazad@?

¿en qué situaciones te sientes rechazad@?

Nunca es tarde para transformar ese RECHAZO en algo diferente y sobretodo, constructivo. Al fin y al cabo, lo que nos trae el rechazo es hacernos más auténticos y estar sintonizad@s con nosotr@s mism@s. Para ello cuenta con mi ayuda  para que, a través de la consulta al Tarot  puedes transformar ese RECHAZO.

Coaching con el Tarot. La Luna: escenificando el RECHAZO, un juego de espejos.

¡anímate y deja aquí tu comentario! Tu dirección de correo electrónico no será publicada.