conocer gente por correo electronico

El Tarot en nuestra vida. El Arte es de La Luna y El Sol

La flor de loto, ¡qué delicada, qué bella!

La belleza de los pétalos delicados de esta flor surge del lodo más negruzco y maloliente…Del fango surge esa belleza, única e irrepetible.

https://marifranstarot.com/buscar-mujeres-solteras-en-orlando-fl/
A través de esta metáfora quiero explicar el acto creativo en el Arte desde la perspectiva del Tarot.

Este Arte no es sólo el de los autores consagrados, o del que tiene más o menos repercusión en museos, galerías o casas de subastas.

El Arte del que yo quiero hablar es a aquel que conecta con la sensibilidad del espectador, que conecta con su alma.

Cuántas veces nos hemos empapado del marco histórico, del movimiento artístico que amparaba esa obra y no nos ha servido, como espectadores, más que para capturar lo puramente formal de la obra, porque lo profundo tiene que ver con el alma, con lo arquetípico, y eso no lo aprehendemos a través de la razón o el intelecto.

Pero vayamos por partes. En el proceso creativo, el artista crea a partir de un lodo que no tiene forma ni aparente sentido. Conecta con sus experiencias, con su bagaje pasado, sus raíces, con lo materno…con XVIII-La Luna.

paginas para conocer gente bakioLas imágenes que surgen de ese, su inconsciente, son el caldo de cultivo para la creación. Ese lodo nutrido de imágenes arquetípicas pasadas por el filtro personal.

Es lógico que esta fase de la creación se asocie a la vida bohemia, las excentricidades de los artistas, etc. pues el creador utilizará todos los medios a su disposición, algunos nocivos y/o reprobables, que le lleven a trascender lo personal, ir más profundo en las raíces individuales para conectar con lo global, lo colectivo y así satisfacer esa necesidad legítima que tiene el ser humano de trascendencia.

Claro está que el lenguaje que utiliza un artista es personal y responde a su inconsciente y sus imágenes arquetípicas, pero en el momento que una obra se hace interesante para el espectador, lo llega a tocar, es porque ha trascendido puramente lo particular para ir a lo universal. Deshace su propio ego para conectar con una energía más colectiva, deja de ser para conectar con el Todo, con la Comunidad humana.

El ego está al servicio de su lenguaje y técnica personal, pues así da sentido y forma a la obra. Lo formal es el puente que utiliza el autor para llegar a lo universal, XVIIII-El Sol.

A través de ese Sol llegará ese mensaje, ese cambio de consciencia que se ha trabajado desde XVIII-La Luna.

La obra artística cobra vida propia. Permanecerá alumbrando como XVIIII-SOL-MADENIÉEl Sol a quien la contemple, pues no hace falta hacer el camino previo para llegar a este Sol. No será necesario que el espectador pase por la ‘oscura noche del alma’ , contactar con su Luna, su inconsciente, su sombra, sino que la obra en sí, en su nueva vida, destila el oro que en todo ello hay para nosotros, trasciende la propia experiencia vivida, abre conciencias, nos eleva y sana a quien la mira.

Un artista sí aportaría una obra significativa a la sociedad, que le superaría en vida y muerte, porque el arte verdadero es aquel que nos hace evolucionar porque nos contacta con nuestra propia Verdad, nuestro oro alquímico, con nuestro Sol.

Muchos artistas piensan que cuando ‘han parido a la criatura’, es decir, han acabado la obra, ésta ya no les pertenece, si no que la ‘criatura’ se desarrolla y evoluciona en la medida que es mirada, escuchada, leída, copiada, transformada,…

Nuestra vida está llena de procesos creativos que se nutren de, precisamente, ese magma primigenio que es XVIII-La Luna, para trascenderlo al XVIIII- El Sol.